::: Dinámicas para tutoría :::
Ken Saro-Wiwa -El poeta ahorcado
Autor: Eduardo Galeano
Yolanda JB - http://www.educarueca.org / Lunes 25 de junio de 2012
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

Cuando, por casualidad, encuentres una Gasolinera de Shell y decidas entrar a repostar, recordarás esta historia. -Nota de EducaRueca.org

Las empresas petroleras Shell y Chevron han arrasado el delta del río Níger. El escritor Ken Saro-Wiwa, del pueblo ogoni de Nigeria, lo denunció en un libro publicado en 1992 : "Lo que la Shell y la Chevron han hecho al pueblo ogoni, a sus tierras y a sus ríos, a sus arroyos, a su atmósfera, llega al nivel de un genocidio. El alma del pueblo ogoni está muriendo y yo soy su testigo".

Tres años después, a principios de 1995, el gerente general de la Shell en Nigeria, Naemeka Achebe, explicó así el apoyo de su empresa a la dictadura militar que exprime a ese país : "Para una empresa comercial que se propone realizar inversiones, es necesario un ambiente de estabilidadÉ Las dictaduras ofrecen eso". Unos meses más tarde, a fines del 95, la dictadura de Nigeria ahorcó a Ken Saro-Wiwa. El escritor fue ejecutado junto con otros ocho ogonis, también culpables de luchar contra las empresas que han aniquilado sus aldeas y han reducido sus tierras a un vasto yermo. Y muchos otros habían sido asesinados antes por el mismo motivo.

El prestigio de Saro-Wiwa dio a este crimen cierta resonancia internacional. El presidente de Estados Unidos declaró entonces que su país suspendería el suministro de armas a Nigeria, y el mundo lo aplaudió. La declaración no se leyó como una confesión involuntaria, aunque lo era : el presidente de Estados Unidos reconocía que su país había estado vendiendo armas al régimen carnicero del general Sani Abacha, que venía ejecutando gente a un ritmo de cien personas por año, en fusilamientos o ahorcamientos convertidos en espectáculos públicos.

Un embargo internacional impidió después que ningún país firmara nuevos contratos de venta de armas a Nigeria, pero la dictadura de Achaba continuó multiplicando su arsenal gracias a los contratos anteriores y a las addendas que por milagro se les agregaron, como elixires de la juventud, para que esos viejos contratos tuvieran vida eterna.

Los Estados Unidos venden cerca de la mitad de las armas del mundo y compran cerca de la mitad del petróleo que consumen. De las armas y del petróleo dependen, en gran medida, su economía y su estilo de vida. Nigeria, la dictadura africana que más dinero destina a los gastos militares, es un país petrolero. La empresa anglo-holandesa Shell se lleva la mitad ; pero la estadounidense Chevron arranca a Nigeria más de la cuarta parte de todo el petróleo y el gas que explota en los veintidós países donde opera.

Fuente original: Patas arriba -La Historia del mundo al revés (libro de Eduardo Galeano)

Más información de otras historias: http://comitechiliamlatine.free.fr/spip.php?breve2

http://remembersarowiwa.com/ A continuación un texto escrito por Saro-wiwa poco antes de ser condenado a muerte. Lamentablemente no tenemos tiempo para una traducción mejor y esto es lo que nos ofrece google. Si alguien puede y la mejora, nos la envía en un comentario y estaremos encantadas de publicarla.

Todos estamos ante la historia: recordar a Ken Saro-Wiwa

El 10 de noviembre de 1995, la activista ogoni Ken Saro-Wiwa fue ejecutado junto con otros ocho. Su crimen fue hablar en contra de un régimen corrupto y poner de relieve los efectos devastadores de Shell en el país. Como parte de la Remember Saro-Wiwa Living Memorial del proyecto, el artista Emily Johns ha producido una serie de carteles para uso no comercial y las campañas públicas. Están disponibles aquí.

Aquí está el texto de su declaración final, nunca había oído por el tribunal:

Mi señor,

Todos de pie ante la historia. Yo soy un hombre de paz, de las ideas. Consternado por la pobreza denigrante de mi pueblo que vive en una tierra ricamente dotado, angustiado por su marginación política y el estrangulamiento económico, enojado por la devastación de su tierra, su legado fundamental, deseosa de preservar su derecho a la vida ya una vida decente, y decidido a marcar el comienzo de este país en su conjunto un sistema justo y democrático que proteja a todos solo y cada grupo étnico y nos da a todos una reclamación válida a la civilización humana, he dedicado mis recursos intelectuales y materiales, mi propia vida, a una causa en el que tengo la creencia total y de la que no le puede chantajear ni intimidar. No tengo ninguna duda en absoluto sobre el éxito final de mi causa, sin importar las pruebas y tribulaciones que yo y los que creen como yo puede encontrar en nuestro camino. Ni cárcel ni la muerte puede detener nuestra victoria final.

Repito que todos estamos ante la historia. Yo y mis colegas no son los únicos sujetos a juicio. La Shell está en juicio y es así que está representado por un abogado, dijo que la celebración de una misión de observación. La Compañía ha, de hecho, escapado de este juicio en particular, pero su Seguramente llegará un día y las lecciones aprendidas aquí pueden ser útiles para porque no hay duda en mi mente que la guerra ecológica que la compañía ha lanzado en el Delta se llamará a la pregunta más temprano que tarde y los crímenes de la guerra serán castigados debidamente. El crimen de las guerras sucias de la Compañía contra el pueblo ogoni también serán castigados.

En el juicio también es la nación nigeriana, sus actuales gobernantes y los que les ayude. Cualquier nación que se puede hacer para los débiles y desfavorecidos lo que la nación nigeriana ha hecho a los Ogoni, pierde un reclamo a la independencia ya la libertad de la influencia externa. Yo no soy uno de aquellos que evitan la injusticia y la opresión protesta, argumentando que se espera que en un régimen militar. Los militares no actúan solos. Ellos son apoyados por una pandilla de políticos, abogados, jueces, académicos y empresarios, todos ellos escondidos bajo el argumento de que sólo están cumpliendo con su deber, hombres y mujeres demasiado miedo para lavar los pantalones de la orina.

Todos estamos en juicio, mi señor, por nuestras acciones que han denigrado a nuestro país y pone en peligro el futuro de nuestros hijos. Como suscribirse a la sub-normal y aceptar el doble rasero, ya que mentir y engañar abiertamente, como podemos proteger a la injusticia y la opresión, vaciamos nuestras aulas, denigrar a nuestros hospitales, llenar nuestros estómagos con hambre y optar por hacernos esclavos de aquellos que atribuyen a los estándares más altos, buscar la verdad y la justicia el honor, la libertad y el trabajo duro. Mi predicción es que la escena aquí se jugó y se reproducen por generaciones aún no nacidas. Algunos ya se han echado en el papel de villanos, algunos son víctimas trágicas, algunas todavía tienen una oportunidad de redimirse. La elección es para cada individuo.

Mi predicción es que el desenlace del enigma de la delta del Níger, pronto vendrá. El orden del día se establece en este juicio. Ya sea que los medios pacíficos que han favorecido prevalecerá depende de lo que decida el opresor, lo que indica que envía a la opinión pública espera.

En mi inocencia de los cargos falsos que me enfrento aquí, en mi absoluta convicción, hago un llamamiento al pueblo ogoni, a los pueblos del delta del Níger y las minorías étnicas oprimidas de Nigeria para mantenerse a flote y luchar sin miedo y pacíficamente por sus derechos. La historia está de su lado. Dios está de su lado. Por el Sagrado Corán dice en la Sura 42, versículo 41: "Todos los que luchar cuando los oprimidos no incurren en culpa, sino Alá castigará al opresor". Ven el día.

Kenule Beeson Saro-Wiwa

Para alguna información de antecedentes sobre la lucha por los derechos humanos en el delta del Níger ver el Delta del Níger Grupo de Solidaridad, los informes de Amnistía Internacional y response.la Shell Historia del Mundo al Revés Eduardo Galeano

http://rootsandresilience.blogspot.co.uk/2009/10/remember-ken-saro-wiwa.html


Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft