::: Dinámicas para tutoría :::
CARTA DE UNA MADRE
C. de Santos - "Ser Humano"
Yolanda JB - http://www.educarueca.org / Sábado 20 de mayo de 2006
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

Queridos todos:

Me voy. Volveré cuando sepáis dónde están guardadas las bolas de naftalina, cuando nuestra casa ya no tenga secretos para ninguno de vosotros, cuando seáis capaces de descifrar los códigos de los botones de la lavadora, cuando logréis reprimir el impulso de llamarme a gritos si se acaba la pasta de dientes o el papel higiénico. Volveré cuando estéis dispuestos a llevar conmigo la corona de reina de la casa. Cuando no me necesitéis más que para compartir.

Ya sé que me echaréis de menos, estoy segura. También yo a vosotros, pero sólo desapareciendo podré rellenar los huecos que vuestro cariño me produce... Sólo podré estar segura de que verdaderamente me queréis cuando no tengáis necesidad de mí para comer o para vestiros o para lavaros o para encontrar las tijeras. Ya no quiero ser la reina de la casa, estoy harta, me he cansado de tan gran responsabilidad y he caído en la cuenta de que si sigo jugando el papel de madre súper no lograré inculcaros más que una mentalidad de súbditos. Y yo os quiero libres y moderadamente suficientes y autónomos.

Ya sé que vuestro comportamiento conmigo no es más que un dejarse llevar por mi rutina; también por eso quiero poner tierra por medio. Si me quedo, seguiré poniéndoos todo al alcance de la mano, jugando mi papel de omnipresente para que me queráis más.

Sí, para que me queráis más. Me he dado cuanta de que todo lo que hago es para que me queráis más, y eso me parece tan peligroso para vosotros como para mí. Es una trampa para todos.

Palabra de honor que no me voy por cansancio, aunque sea una lata dormirse todas las noches pensando en la comida del día siguiente y hacer la compra a salto de mata cuando vienes del trabajo y, a la larga, pesa mucho la manía de ver siempre un velo de polvo en los muebles cuando me siento un rato en el sofá, y la perenne atracción hacia la bayeta y la cera. Pero no es sólo por eso. No. Tampoco me voy porque esté harta de poner la lavadora mientras me desabrocho el abrigo ni porque quiera estar más libre para hacer carrera en mi trabajo. No. Hace ya mucho tiempo que tuve que elegir una perpetua interinidad en mi profesión porque no podía compatibilizar una mayor dedicación mental al trabajo profesional con la lista de la compra. Me voy para enseñaros a compartir, pero sobre todo me voy para ver si aprendo a delegar.

Porque si lo consigo, no volveré nunca más a sentirme culpable cuando no saquéis notas brillantes o cuando se quemen las lentejas o cuando alguno no tenga camisa planchada que ponerse.

La culpa de que sea imprescindible en casa es sólo mía, así que desapareciendo yo por unos días, os daréis cuenta vosotros de que la monarquía doméstica es fácilmente derrocable y quizá yo pueda aprender la humildad necesaria para ser, cuando vuelva, una más entre la plebe.

Cuando encontréis la naftalina no dejéis de avisarme. Seguro que para entonces yo también habré aprendido a no ser tan excesivamente buena. Puede ser que ese día no nos queramos más, pero seguro que nos querremos mejor.

Besos. Mamá.

C. de Santos - "Ser Humano"

FUENTE: CEIP San Walabonso

VISTO EN: http://menendezypelayo.bitacoras.com


Foro

  • CARTA DE UNA MADRE
    25 de abril de 2008, por Aurora
    Expresa el sentir de una madre cada vez que enfrenta el reto de regresar a su rutina profesional. Darles obligaciones a nuestros seres queridos, a nuestros hijos, a nuestro esposo. Gracias, tus palabras me dan la seguridad de que estoy en lo correcto, como madre profesional que trabaja puedo desarrollarme sin remordimientos, los hijos necesitan que les enseñemos a no depender de nosotras, a ser independientes de acuerdo a su edad.
  • Mamá, sí, mejor vete.
    20 de mayo de 2006, por xxxxx
    Si, mejor vete. Llévate tus miedos, tus supersticiones, tus inseguridades, tus dependencias, tus manías. Y cuando vuelvas no esperes ayudas. La ayuda no fue nunca el código de una sociedad entre iguales. Da lo que creas conveniente y cuando los creas oportuno que los demás haremos lo mismo. Aquí el nivel de orden no has de marcarlo sólo tú. Cuando haya comida, comeremos, cuando no la haya iremos a buscarla. Pero tendrás que aprender primero a esperar, a que la máquina no funcione. Nuestros ritmos no han de ser tus ritmos. Ni tus gustos los nuestros. Déjanos equivocarnos, déjanos intentarlo. Tú no naciste así. A tí te hicieron a base de mucho cincel y mucho martillo. Vamos de una vez a cortar el cordón que todavía nos une. No es ingratitud es simplemente un fuerte deseo de sentirte de verdad libre.
    • Mamá, sí, mejor vete.
      8 de enero de 2007, por lugui
      Así tendemos a ser las madres...querer pulir con el cincel la obra que mas amamos...creemos que esa es nuestra tarea, nuestra responsabilidad...formar un buen ser humano...sin lugar a dudas, un ser que se hará libre igual que nosotras lo hicimos alguna vez, con el recuerdo y la gratitud que se reconoce con el tiempo, las canas, la experiencia y al llegar a ser madre...de que alguoen nos quizo tallar de la mejor maneraa, para darnos la mejor forma...que hay de malo en ello? Hija eres y madre serás...decia mi madre...hoy que no necesito su presencia, reconozco sus enseñanzas en mi diario vivir...gracias mami...Te amo de profundamente.
      • Mamá, sí, mejor vete.
        18 de septiembre de 2007, por jarilla
        Esta carta me parece majestuosa y pienso que muchas madres que renuciamos a trabajar fuera del hogar por cuidar nuestros hijos nos vemos reflejadas en esta carta, somos protectoras y por ello hacemos a nuestros hijos dependientes, y algunas veces caprichosos, yo personalmete me veo muy reflejada en esta carta.
        • Mamá, sí, mejor vete.
          18 de noviembre de 2007, por Marcos

          Cuan bueno es que una madre reconozca que su éxito como tal se ve en la proporción de independencia de sus hijos.

          Soy padre y vivo día con día esta situación, se me acusa de malo cuando le pido a mi esposa que deje que nuestros hijos vuelen con sus propias alas.

          • Mamá, sí, mejor vete.
            5 de mayo de 2008
            También soy madre, me siento tan identificada con esta carta que parece que la he escrito yo.Aunque soy mucho más cobarde y no encuentro la manera de irme de esta casa que parece mi carcel,hasta mi marido se piensa que es mi hijo.....¡Qué injusta es la vida con las madres!
            • Mamá, sí, mejor vete.
              6 de mayo de 2008, por Otra madre
              Hola, yo también te entiendo a ti. A veces es difícil ser madre y más aún ser compañera. Te envío un abrazo cargado de paciencia y tranquilidad con la idea de que puedas tomar la decisión que mejor te convenga. Darle tiempo a las cosas no es siempre la peor opción. El hecho de que hayas dejado aquí tu comentario y lo quieras compartir con otras madres es ya un paso importante.
              • Mamá, sí, mejor vete.
                14 de mayo de 2008
                .......Y no es que reneguemos de ser madres,porque nuestra razón de vivir son nuestros hijos,pero algunos esposos al casarse,cambian a su mamá por otra mas joven (NOSOTRAS).La idea de dejar la casa por unos dias no está mal,pero alguno creería que es abandono de hogar así que dejemos las cosas como están y a querer al esposo como a un hijo.
Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft