::: Dinámicas para tutoría :::
Bilingüismo, no gracias.
Yolanda jb / Martes 12 de enero de 2016
  Versión para imprimir de este documento Versión imprimir ::
 

En esto del bilingüismo cada uno y cada una vemos poco más o menos lo que tenemos delante y nos cuesta ver de qué forma más dañina este sistema está modificando la escuela pública, (que no la concertada-privada que rechazó implantarlo en estas condiciones). Yo trabajo en un instituto no bilingüe. El claustro así lo decidió porque vio venir los efectos negativos de la segregación. Así ha sido. El alumnado que se matricula en mi IES es variado pero mayoritariamente empiezan a predominar quienes arrastran cierto nivel de fracaso. Llegan aquellos chicos y chicas con diagnóstico de necesidades educativas especiales que ha permanecido escolarizado en centros de primaria bilingües. Vienen también aquellos que en el centro bilíngüe se sintieron fuera de lugar y lo vivieron de forma traumatizante por no poder seguir el nivel. Jjunto con todos los chicos y chicas a los que no les fue bien en el bilingüismo y huyen despavoridos del cartel llegan aquellos que causaban problemas en el IES bilingüe vecino que les corresponde y no les quisieron volver a matricular por inscribirse tarde. Vienen aquellos a quienes sus maestros y maestras junto con el equipo directivo del IES bilingüe vecino les recomiendan matricularse en uno sin cartel. No damos crédito cuando nos dicen las familias que tenían plaza en el instituto bilingüe pero que tras ver su expediente algo flojo les recomendaron irse al otro. Somos además, y por elección popia un centro específico para alumnado con diversidad motórica porque creemos firmemente que la escuela tiene que ser inclusiva. Tenemos también alumnado normalizado, brillante, tanto por su capacidad como por su actitud. Pero con las ratios actuales, iguales que las de cualquier otro centro, nos resulta muy difícil poder atender a cada uno y cada una en su diversidad por esta sobrecarga bestial de necesidades que no se pueden cubrir y que llevo años y años denunciando. En los centros gueto como el que os menciono no es fácil enseñar ni inglés ni música ni nada de nada así que cuando habléis de bilingüismo no os olvidéis de que este es uno de sus daños colaterales que produce el sistema.

Aunque si queréis que os diga la verdad entre tener que dar clase en un grupo de repetidores, todos y todas juntas en un mismo aula de un instituto bilingüe, que esto está pasando, como si de desecho se tratara, o simplemente un aula de programa, sobrecargada de dificultades porque falta el alumnado seleccionado y de “excelencia” que se sienta en aulas de sección bilingüe, me quedo con mi instituto inclusivo y sin cartel segregador. Cuando salimos de excursión todavía somos suficientes para ir empujando sillas de ruedas. Padecemos las mismas ratios, sin desdobles, sin profesorado de compensatoria y con menos profesorado nativo. Mi alumnado se supone que pertenece a familias que no pagan impuestos ??? Como decía la canción "resistiré-resistiremos". Se han cebado bien con los recortes agravando la situación de quienes más lo necesitan y lo hemos dado por bueno. Y yo os aseguro que para enseñar inglés no hacía falta pasar por esto.

Aunque habrá excepciones tengo claro que en Madrid la formación del profesorado denominado “bilingüe” es insuficiente. Encontrar profesorado bilingüe capaz de transmitir pasión en asignaturas como cc naturales, cc sociales, música, plástica, EF, ... es rarísimo. Y lo digo yo que he pasado más de 20 años hablando inglés en casa y que lo aprendí de jovencita en UK. ¿Cómo transmitir pasión por una asignatura cuando ni el profesorado domina la lengua ni el alumnado es capaz de entender esa lengua? Somos el único país que ha decidido vaciar de contenido asignaturas imprescindibles para poder enseñar inglés. Las han simplificado hasta el máximo privando al alumnado de la capacidad de reflexionar, abstraer, imaginar. Empobrecer un idioma es empobrecer un cerebro. En secundaria los libros en inglés que tenido en mis manos para 1º y 2º rozan el absurdo por su simplicidad. Si ya son nefastos los que pretenden enseñar inglés los de otras asignaturas lo son aún más por su invitación a la memorización sin reflexión.

Tengo dudas incluso de que el proyecto estuviera inicialmente pensado para enseñar inglés u otro idioma extranjero. Lo de la segregación siempre me ha parecido más bien objetivo final. Tú bilingüe, tú fontanero como tu padre o peluquera como tu madre que para eso no hace falta inglés. Algo así escuche a Esperanza Aguirre en una ocasión. Y eso sí, nadie nos ha impuesto el bilingüismo. Centros que perdían alumnado descubrieron la magia del cartel que les llenaba sus aulas hasta arriba. Ese fue el inicio en Madrid.

En primaria no es el temario lo que me preocupa. Es la forma en la que se enseña. Éste es un tiempo y un espacio donde es fundamental no matar la pasión por descubrir, por aprender. Si se enseña en un idioma que no se domina por ninguno de los dos lados el daño que se hace es irreparable. !Ojalá más profesionales de la educación que callan y obedecen por mantener su puesto de trabajo, se animaran a denunciar lo viven en centros bilingües¡ Y no solo hablo de profesorado funcionario, hablo también de montones de profes interinos que con el único mérito de saber inglés han conseguido plaza dejando fuera a gente con una experiencia impagable a pesar de haber sacado un 0 en el examen de oposición de esa asignatura que imparten. Eso era exactamente: impagable. Ahora la gente contratada en interinidad y sin experiencia les resulta más barata. Acababas la carrera, pasabas un año en el país cuyo idioma pretendías aprender y a la vuelta trabajo seguro. Grandes defensores y defensoras del bilingüismo.

Pero seguiremos oyendo eso de: “a mi sobrino le va bien”. Sí, el nivel de inglés de muchos chicos y chicas ha subido un montón. Tanto como si hubieran asistido a 2 horas de inglés semanales en la academia del barrio.


Esqueleto "epc_3c" para SPIP distribuido por ColeWebs.org | Diseño: joseluis | Copyleft